EL ARTE DE SABER ENVEJECER.

Os deseo muy buenas tardes y un precioso aunque caluroso fin de semana y de mes. Siguiendo la costumbre os dejo con este post para que os lo penséis mientras os dais unos cuantos bañitos por mi. FELICES VACACIONES PARA TODOS .

EL ARTE DE SABER ENVEJECER.

Quizás este haya sido uno de los capítulos más difíciles de escribir y a la vez uno de los más gratificantes. Dificil porqué las personas mayores en muchas ocasiones se niegan a admitir la tremenda suerte que tienen. Suerte porque no se han quedado por el camino cómo una gran cantidad de niños, adolescentes, jóvenes personas mayores que no han tenido la oportunidad que ellos tienen de vivir más para poder llegar a su edad.

Os dejo con unas frases para la reflexión  y con un par de casos que he vivido directamente cómo Terapeuta Ocupacional. Quizás, y solo quizás, este escrito sirva para  hacer más feliz a quienes ya tenéis la inmensa suerte de haber llegado a la jubilación laboral.

 Para la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) “Jubilarse del trabajo no significa jubilarse de la Vida” “Lo más importante es darle vida a los años y no años a la vida”

Según André  Maurois (novelista y ensayista francés de mediados del siglo XX, autor del instinto de la felicidad) “el arte de envejecer es el arte de conservar alguna esperanza”.

 

EL ARTE DE SABER ENVEJECER
EL ARTE DE SABER ENVEJECER

.“Nadie envejece por vivir, solo por perder interés en la vida” (Marie Beynon Ray)

La motivación es lo que nos mueve en cualquier etapa de la vida para continuar siempre hacia adelante

“La  vejez comienza cuando el recuerdo es más fuerte que la esperanza (proverbio hindú).

“Vivir no es solo existir, sino existir y crear, saber gozar y sufrir, y no dormir sin soñar. Descansar, es empezar a morir”(Gregorio marañón,

!!! Con 81 años  Carlos estaba sentado en una silla de ruedas desde hacía un par de años, después de haber padecido un ictus cerebral que le produjo una hemiplejia izquierda de la cual se recuperó lo suficiente para caminar solo con un bastón, lo que no le impidió continuar con sus labores de cooperación en una………!!!

!!!!   Pep tenía 78 años cuando l0 conocí a los 20 días de haber sufrido un ictus cerebral y quedar hemipléjico. Era un ser extraordinario lleno de vitalidad y ganas de seguir viviendo Payés campechano y soñador que pese a sus limitaciones físicas, quería mejorar a toda prisa porque tenía una ilusión que cumplir, un sueño. Tenía que ir a comprar dos sacos de patatas con su nieto mayor porque le había prometido que cuando cumpliese los 14 años le enseñaría a cortarlas para………!!!!

Si quieres saber el final de estos dos casos reales te invito a que puedas hacerlo entrando aquí

Acerca del autor: Francisco Gómez Canella

Deja un comentario