DI NO A LAS EXCUSAS.

DI NO A LAS EXCUSAS.

La excusa es una razón o argumento con que se justifica un determinado comportamiento, fallo o error.

Las excusas son tan antiguas como el propio hombre. Ya en Génesis 3:11-13. Aparece  “ Yavé Dios prosiguió  ¿ Quién te ha hecho saber que estabas desnudo?¿ No habrás  comido del árbol que te prohibí comer? El hombre respondió: “La mujer que me diste por compañera, me ha dado del árbol,  y he comido Yavé Dios dijo a la mujer:¿ Qué es lo que has hecho? Y la mujer respondió: es que la serpiente me engaño y he comido.

El débil siempre va a tener una excusa para no hacer aquello que sabe que debe de hacer.

DI NO A LAS EXCUSAS.

Las excusas más comúnmente empleadas por  las personas suelen ser aquellas que se refieren a sus capacidades, a su salud o a su edad. Entre las más frecuentes podríamos poner las de:

Si tuviera buena salud y no estuviese enfermo…..

Si tuviera tiempo……….

Si no estuviese casado y con hijos…….

Si fuera más joven……..

Si no fuera tan mayor……

Si no fuera por lo que puedan pensar  mi familia, amigos conocidos etc……

Si tuviese dinero…….

Si no costase tanto trabajo…….

Si tuviese estudios…….

Si supiese como hacerlo…..

Si no viviese en un pueblo……

Si no tuviese la mala suerte que tengo……

Si viviera en un entorno diferente……..

Si no estuviera tan gordo…….

Etc.

Elbert Green Hubbar (escritor y filósofo norteamericano que murió el 17 de mayo de 1915 cuando el barco Lusitánia en el que viajaba, fue torpedeado por el submarino  SM U-20) dijo: “Siempre ha sido un misterio para mi saber por qué la gente se pasa tanto tiempo engañándose a sí misma, creando excusas para justificar sus debilidades, si ese tiempo se utilizara de un modo diferente, bastaría para curar la debilidad y entonces no necesitaríamos ninguna excusa”

El optimista siempre tiene un proyecto para vencer las dificultades, por el contrario el pesimista siempre pone excusas para no hacer nada.

Cuándo las excusas son—–

Si te gusta este comentario y quieres seguir leyendo pica aquí

 

 

About the author: Francisco Gómez Canella

Deja un comentario